viernes, 3 de octubre de 2008

las 600 miradas

Gracias a todos los que me acompañan desde el cosmos cibernético leyendo mi bitácora.

Nunca pensé que la decisión arrebatada de abrir estas páginas iba a despertar interés en los otros.

Nunca pensé que escribiría cosas que suelo callar sabiendo ahora que dulcemente me espían, me leen, me acompañan.

Otra vez, ante la mirada del otro en esta masacarada virtual. No sabemos cuál es el verdadero rostro del otro, por eso nos permitimos desnudarnos y mirarnos.

Saben, que si quieren, son bienvenidos los comentarios, sugerencias y aportes a mis procesos creativos actuales... Fedón, Otelo...

Gracias nuevamente.

Y seguimos en este Gran Hermano teatral y personal.

Cotidianas de éste, un teatrista en apuros.

2 comentarios:

zaidenwerg dijo...

¡Felicitaciones!

ed! dijo...

mi querido e iluminado Eze,

siempre estando, él

haceme marketing! ja besos